Emergiendo del Rio Escalda

Dibujo / Papel - bolígrafo, lápiz, liquid paper
24x29cm
(2015 - 2019)

Esta es la continuación/contra-parte de la serie Sorrow (2013 - 2015), inspirada en un dibujo que Vincent Van Gogh hizo en 1882 de su entonces pareja Sien Hoornik, mujer a la que la historia, por medio de las cartas del mismo pintor, describe como una muchacha que recogió de la calle en estado de embarazo y ayudó tomándola de modelo. Poco agraciada y sin juventud, carente de modales, alcohólica, causante de la enemistad entre Van Gogh, su familia y amigos, y “para colmo de males” prostituta... En fin, un ente nulo y hasta perverso que osciló la vida sin rumbo, omitiéndosele la interrogante de su propio dolor que al parecer fue absorbido y transferido a través del retrato a su autor. Por lo tanto, desde esta perspectiva no es difícil apreciar a este artista como un ser noble al que la vida maltrató propinándole diversos males, dentro de estos la compañía de esta mujer y el rechazo de otras tantas.


Este trabajo está compuesto por 6 dibujos, formados al igual que en las series anteriores de esta etapa, mediante el collage intervenido con dibujo, poniendo especial énfasis en los fragmentos surgidos específicamente de varios dibujos destruidos de la serie Sorrow, con la finalidad de volver a crear desde las cenizas y con las huellas, desde el perfilado del espacio que se tiene presente en la mente, hasta los vestigios de las batallas libradas dentro de este terrorismo relacional. El dibujo se centra sutilmente en abrir la boca
en sentido de denuncia.


Emergiendo del Rio Escalda tiene como propósito reinterpretar el papel de Sien y hacerla resurgir del río en el que supuestamente se suicidó (cumpliendo así la predicción que Van Gogh hizo sobre ella a su hermano Theo en una de sus cartas “No puede hacer otra cosa que saltar al agua”). Así, planteo esta dinámica con el fin de romper la romantización de estas apreciaciones que han tejido la memoria de esta mujer olvidada y afianzada en la forma de una más de las calamidades por las que este artista pasó, eternizándolo como un ser sensible e incomprendido por las mujeres.


Al igual que en todo este proyecto en donde las metodologías se entremezclaban con las series, representó un reto aplicar las técnicas entre los diversos temas, la experiencia de sentir que el dibujo se vuelve un medio que posibilita, pero que también en el proceso advierte y demanda transiciones en cuanto a la caligrafía y la energía puesta en el ejercicio de rememorar. Así, percibir e intuir fueron varios de los aprendizajes que por ahora puedo avizorar de este arduo y largo proceso en el que cada noche durante casi 5 años elaboré

© 2019 by Gabriela Serrano S. Guayaquil - Ecuador